lunes, 17 de marzo de 2014

Consejos para compartir

Mensaje Maya Día 56 Cib 4



Deseamos que disciernas sobre aquellas cosas que suenan como verdad para ti, ya que con frecuencia, escuchas detenidamente los comentarios de otros, pero no todo lo que dicen es aplicable.

Les doy la bienvenida, soy Cib 4:



En este día único fusionaremos las energías con el Tono 4.

Estamos aquí para compartir nuestra sabiduría y es nuestro deseo que escuches y disciernas sobre aquellas cosas que suenan como verdad para ti.
Con frecuencia, escuchas con detenimiento los comentarios de otros, pero no todo lo que te dicen es aplicable en ti.





Incorporación de gurús



Hemos presenciado dentro de su Reino, que muchos de Uds. incorporan a cada palabra de los gurús de turno, como sabiduría para su propio Ser.

Noten como esa información, muchas veces al apuntalarla, les causa confusión y desequilibrio.

Para algunos mensajes pueden estar preparados y recibirlos bien, mientras que otros adquirirán más sentido sólo después de haber alcanzado un mayor crecimiento y entendimiento.

Sabrás a lo que me refiero si te pasó alguna vez que al leer un libro o ver un video no te dejó nada pero, en una fecha posterior, cuando lees o escuchas los mensajes de nuevo, captas cosas que la primera vez te pasaron desapercibidas.





Discernimiento



Hoy queremos hablarte respecto del discernimiento.

Es una práctica común leer algo inspirador y luego integrar esta creencia a tu vida diaria:

  • Esta es una buena práctica
  • Sin embargo, se convierte en un problema cuando alguien proclama a los demás que es “la única manera” e insiste que la sigan.
  • Muchas amistades y posibles experiencias maravillosas se han visto frustradas por este motivo.


Ten en cuenta que cada uno de Uds. transita un camino único, que contiene diferentes orígenes, que gestaron la aparición de un conjunto único de códigos de creencias.

Cada uno de Uds. tiene un documento individual e incorpora las enseñanzas a la vida de una manera única.

Esta condición quedó establecida desde el principio en la creación de su Universo.

Los problemas surgen cuando los seres humanos se olvidan de sus raíces espirituales y viven en la ilusión de la separación de Dios y entre sí.





Caída del hombre



Estamos hablando directamente de juzgar uno con el otro y de la comparación de uno mismo con los demás.


Esta es la verdadera caída del hombre.



Ninguno de Uds. es más valioso o mejor que otro.

Aunque algunos pueden parecer más ilustrados, tienen las mismas debilidades humanas que tú.

Los que han alcanzado el nivel de Gurú o Maestro, han pasado por las mismas pruebas y tribulaciones como el resto de Uds.

Ellos simplemente han elegido un camino más estrecho, que los mantiene centrado y equilibrado.

Muchos de ellos ya han tenido una amplia variedad de experiencias, por lo que optan por no participar de la ilusión.

Estamos hablando de muchas vidas, no sólo la actual y que cada uno de Uds. está viviendo.

Es normal, para aquellos de Uds. que buscan la iluminación, pensarse a sí mismos como altamente más evolucionados que los demás.

En cierto sentido, esto podría ser cierto.

Sin embargo, si te miras a ti mismo como que eres mejor que otro o sientes la necesidad de salvar a esas “pobres almas”, es probable que alucines y tu ego necesite algunos ajustes.

Cuando disfrutas con la búsqueda, con el fin de ayudar a otros menos afortunados que tú, debes hacerlo sin expectativas de recompensa y sin condiciones.


Entonces es probable que hagas un trabajo desde el corazón.







Por el bien de los demás



Se hace mucho bien a los demás, cuando las motivaciones son producto del deseo de salvar sus almas, convirtiéndolos a una orden religiosa en particular.

Aunque las intenciones sean honorables, esto crea un desequilibrio.

Quienes reciben alimentos, vivienda, atención médica, etc., saben en su corazón que estos regalos vienen con condiciones.

Con el fin de continuar recibiendo los beneficios, los cuales muchas veces hacen a sus necesidades básicas de supervivencia, saben que tienen que continuar jugando el juego, mediante la asistencia a servicios religiosos y la renuncia a su cultura nativa.

Existe la probabilidad que los que prodiguen beneficencia, puedan sentirse superiores, ya que están ayudando a estas “pobres almas”.

Históricamente, los que proporcionan regalos, a menudo, se colocan en posiciones de autoridad, lo que puede conducir rápidamente a tratar de dominar al otro:

Esto no es amor.


Los que reciben los regalos son propensos a sentirse reprimidos y “menos que”.


Pueden tener que dar la espalda a muchos códigos de creencias de su cultura, con el fin de recibir el pan de cada día.


Tienen dos opciones: rendirse o hacer válida a su verdad.


Muchos están dispuestos a morir por sus verdades, lo cual es, por cierto, una situación desafortunada.



Esta tendencia humana ha causado mucho caos en el planeta, por la necesidad de sentirse superiores.


Ahora, tienes la oportunidad de ser consciente de estas dificultades, observando a cada movimiento que hagas, con el fin de no caer en este patrón.





Tu camino es sólo tu camino



Esto lo conoces perfectamente y resulta maravilloso compartir lo que has aprendido con los demás.

Pero es muy distinto cuando quieres manipular y forzar las creencias de los demás.

Ninguno de Uds. conoce los deseos plenos, la intención o el propósito de la vida del otro y, en primer lugar, por qué decidieron venir a esta tierra.

Por favor, deja de mirar a los demás como “pobres almas”.

Muchas de esas “pobres almas”, a lo largo de la historia, sintonizaron con la Naturaleza y vivieron vidas maravillosas, antes de la llegada de aquellos que los forzaron a dejar sus caminos.

Muchos fueron asesinados debido que no eligieron creer en las formas de sus salvadores.


¡Qué ridículo ser tan arrogantes, como para pensar que los necesitaban para salvar a otros!


¡Han observado con incredulidad, como los salvadores mataban a aquellos que no querían ser salvados!





Consejos y conocimiento



Ver este mismo escenario en la actualidad es una ridiculez, cuando juegan a la hora de dar alimentos, vivienda o consejos a otros.

¡Qué un lugar más increíble sería el mundo, si todos Uds. dejaran de dar consejos a otros!

Hay una gran diferencia entre dar consejos y compartir el conocimiento, a pesar de que sea uno y lo mismo para muchos de Uds.

A ti estamos dirigiendo estas palabras:


  • Reconoce que cada persona es única.


  • Cada uno tiene suficiente sabiduría dentro de sí mismo para tomar decisiones.


  • Incluso los adictos pueden salir por sí mismos en cualquier momento.


Sepan que cada uno está viviendo su vida al máximo de su capacidad dentro de los códigos de creencias que actualmente tienen.

Sabemos que es difícil para ti, ver a tus seres queridos tomar decisiones que les causan dificultades.


Sin embargo, te sugerimos que dejes de hacer precisamente eso, porque tú tuviste tus propias experiencias, entonces permíteles hacer lo mismo.





Compartir la sabiduría con los demás



No hay nada de malo en compartir la sabiduría con los demás.

Sin embargo, lo que vemos repetidamente, es algo parecido a lo siguiente:

  • Una hija adulta decide que quiere alejarse de su ciudad natal porque quiere explorar otras oportunidades profesionales.
  • La madre tenía el mismo sueño de joven.
  • La madre dejó el entorno familiar para realizar su sueño, pero tuvo muchas malas experiencias.
  • Tuvo que regresar a la casa paterna, luego se casó con un ex compañero de la escuela secundaria.
  • Ella aún siente el fracaso y está un poco deprimida en relación con ese sueño incumplido.
  • Comprensiblemente, no quiere que su hija pase por el mismo dolor, así que trata de hablar con su hija para que desista de viajar.


Cuando la hija decide dejar, igualmente la madre hace comentarios como: 

  • “Yo no te daré dinero”, 
  • “Voy a desheredarte”, 
  • “Eres una estúpida”,
  • “No regreses llorando si fallas”, etc.


Este es un ejemplo de cómo se utiliza al propio poder sobre otro, con el fin de manipularlos a hacer lo que uno quiere.

Aunque la madre perciba que está siendo amable y amorosa con su hija en la intención de evitarle dolor, en esencia, ella está siendo una manipuladora.

El amor de la madre está sesgado por sus propios miedos y resentimientos.

Puesto que ella ya ha tenido la experiencia, también puede tener un sentido de superioridad.

¡Cuánto mejor sería si la madre simplemente hubiera compartido sus conocimientos!

¡Si sólo le hubiera referido a su hija la historia de lo que le sucedió durante la ejecución de su sueño!

Antes de tratar de manipular la decisión de su hija, hubiera resultado mejor si le hubiera explicado a su hija lo que le pasó.

Si la madre hubiera compartido su actual descontento por no alcanzar su sueño, el resultado hubiera sido maravilloso.

Su honestidad podría ser la clave, para dar a la hija el empuje que necesita para conseguir su sueño.

Con demasiada frecuencia, los seres humanos esconden sus verdaderas emociones de los demás y pretenden que todo en la vida sea color de rosa.

Muy a menudo, los que insisten en dar consejos sólo cuentan parte de su historia.

¡Qué fuerza tendrían sus historias, si compartieran las desilusiones y temores que albergaron cuando tomaron esas decisiones!





Asesoramiento sin ataduras


Dar consejos sin compartir todo el espectro emocional que alimentó tu experiencia, se podría comparar con dar a alguien una hoja de ruta para se dirija hacia un destino distinto del que figura en el itinerario.

Es un camino, pero no el que el otro quiere seguir.


En general, el asesoramiento tiene ataduras:

  • “Voy a decirte cómo vivir tu vida”
  • Debes escucharme a mí, porque yo soy más sabio que tú”
  • “Sigue mis instrucciones y tu vida será más fácil”
  • “Atiéndeme así no tengas que sufrir las cosas malas que padecí”
  • “Si no haces lo que te digo, entonces no vengas llorando cuando falles”
  • “Haz lo que quieras, pero tengo que decirte adiós “


Aunque no siempre digas estas cosas cuando estás dando consejos, a pesar que muchos de Uds. lo hacen, éstas son las implicaciones de sus palabras para el oyente.

Cuando se comparte el conocimiento, la energía que lo rodea es completamente diferente:

  • El narrador simplemente comparte sus experiencias.
  • No hay juicio, no hay expectativa que el otro siga ese camino.
  • No hay necesidad de dar consejos.
  • La actitud es: “Esta es mi historia, haz con la información lo que desees”.


No es de extrañar que muchos de Uds. sean propensos en la vida a dar consejos.

La mayoría se siente obligada a hacerlo, porque varias de sus religiones basan sus preceptos en el enjuiciamiento de sus dioses.

Tómate tiempo para reflejar, realmente en tu vida, cómo te sentiste cuando fuiste juzgado por otros.

Es probable que te sintieras impotente, sometido e idiota y esto no es amor.

El amor está permitiendo a otros crear tu propio camino y tomar decisiones que te corresponden a ti.





Igualdad de condiciones



Muchos dicen que el amor es perdonar a los demás por las cosas que han dicho o hecho.

Nos gustaría ampliar sus mentes un poco, diciéndoles que el estado de perdón no es amor.

Quien enjuició marcando las acciones como correctas o incorrectas de otra persona se debe perdonar a sí mismo, porque puede:

  • Haberse ubicado en una posición superior por sobre el otro;
  • O haberse visto a sí mismo como víctima por lo ocurrido a la otra persona.


Cuando pueden percibir una imagen más completa sobre todos Uds., como que son jugadores con igualdad de condiciones en este drama que llamamos realidad, entonces podrán entender, completamente, lo que estamos compartiendo con todos:

  • No hay nadie a quien perdonar.
  • No existe tal cosa de perdonar.
  • Todo el mundo es y simplemente hace lo mejor que puede a cada momento.


Aunque tú puedas saber que lo que estás haciendo es perjudicial para ti o para otros, no podrás expresar el amor más de lo que ya has experimentado.

Por este motivo es que, en repetidas ocasiones, les animamos a ir a su interior y descubrirse a sí mismos.





Elige conscientemente los códigos de creencias que deseas vivir



Enfrenta con valentía a los miedos que te ensombrecen y detienen.

Una vez que hayas hecho esto, aprenderás a bendecir las cosas malas que has dicho o hecho.

Vas a bendecir las decisiones equivocadas que has tomado.

A continuación, conocerás la diferencia entre dar consejos y compartir el conocimiento.

Entenderás lo perjudicial que es aconsejar a los demás.

Serás capaz de enseñar a los demás de manera que cuando te oigan, tu energía sea diferente.

Tu mensaje será recibido con el corazón abierto, ya que lo estarás dando de esa manera.

Las personas son más propensas a escuchar, cuando alguien se acerca a ellos con un corazón compasivo en lugar de un sentido de “yo sé lo que es mejor para ti”.

No te engañes pensando que tú sabes lo que es mejor para cualquier persona.

Te damos este consejo: ¡no des consejos!

Es una broma, también tenemos sentido del humor y les deseamos lo mejor para cada uno de Uds.

A veces, nuestros mensajes pueden parecer duros, pero podemos hablar de amor, porque contamos con la ventaja de estar fuera de su ámbito de amnesia.

Esperamos volver a estar con Uds. en los reinos superiores.

Hasta entonces, recurre a nosotros cuando desees ayuda, porque permanecemos siempre con todos Uds.

Recuerda que hay legiones de nosotros que desean apoyarte en todo lo que desees hacer.

Háblanos con integridad, establece claras intenciones y te apoyaremos sin ningún compromiso.

Sepan dentro de sus corazones que son amados más allá de toda medida.


Sal y crea un día completo y asombroso para ti mismo.



Selamet! Cib 4