viernes, 5 de mayo de 2017

Yo Soy, es Verdad y Felicidad




 Mis Queridos: Nada es lo que parece ser. La verdad, aunque obvia, se oculta. La humanidad, ha sido seducida a creer en mentiras, revestidas de verdad. Por eso, hay tanto sufrimiento, porque sólo lo que es verdadero y justo, permite que la energía universal, fluya de una manera benigna y perfecta, sin interferencias, sin obstrucción. Cuando se vive en la verdad e integridad, todo se endereza.  Impera la fuerza vital, radiante y feliz.
Mis Queridos:
Nada es lo que parece ser.
La verdad, aunque obvia, se oculta.
La humanidad, ha sido seducida a creer en mentiras, revestidas de verdad.
Por eso, hay tanto sufrimiento, porque sólo lo que es verdadero y justo, permite que la energía universal, fluya de una manera benigna y perfecta, sin interferencias, sin obstrucción.
Cuando se vive en la verdad e integridad, todo se endereza.

Impera la fuerza vital, radiante y feliz.
Donde hay sufrimiento, la vida no se ha vivido de acuerdo con la ley divina.
Su signo es la alegría, amor, compasión, libertad, éxtasis, luz, servicio.
Una conciencia, que entiende la interconexión y la unidad de todos los seres, no daña, no juzga, no obstruye, no obliga, no domina, no destruye.  
La humanidad ha olvidado que todo eso es verdad.
Ha olvidado, o tergiversado lo que es, o quien es Dios.
Cuando hay felicidad, es porque la verdad vive.
Cuando hay certeza, se es feliz.
Esa es la ley.
Aquí no se habla de la felicidad acerca de un viaje, una casa nueva, o regalos.
Esta felicidad es libre de todas esas condiciones.
Es un estado natural del ser.
Es incondicional y totalmente independiente de los acontecimientos externos.
No es un “soy feliz” por un disparador externo.
Deriva del YO SOY, entonces YO SOY felicidad, a pesar del mundo.
Esta felicidad es eterna, perdurará más allá del tiempo en lo ilusorio de la materialidad.
En la inquebrantable verdad del Universo, no doblada ni quebrada, toda energía se mueve libremente.
El Amor ocupa todo, no hay separación, la mente brilla de felicidad sublime.
Los corazones humanos son uno con Dios.
Esta verdad es vivida desde el corazón, a pleno disfrute con el Creador.
YO SOY es la Luz Consciente más allá del doble juego de los opuestos.
Esto es la verdad, y si se vive con esta visión en el corazón, todo vuelve a su forma original y sigue su destino divino, en una corriente llena de abundancia.
YO SOY el Ser Uno de todos!

UTE POSEGGA