miércoles, 10 de junio de 2015

Valor de las experiencias


Heavenletter # 5305 Publicada el 04 de junio 2015



Dios dijo:



Querido, todas las experiencias son buenas, pero no todas suman demasiado valor a tu existencia.
Querido, todas las experiencias son buenas, pero no todas suman demasiado valor a tu existencia.

Esto incluye a las experiencias que encuentras maravillosas, para luego descubrir que fueron traumáticas y te desagarraron.

En el mundo relativo el exceso que suma o resta, no te sirve de nada, en absoluto.

Una experiencia que te parece grandiosa hoy, mañana puede cocinarte a fuego lento.

En cualquier caso, siempre puedes hacer retroceder a ciertas experiencias, para permitirte sentir algo más, incluidas a las rutinarias.

Tus hábitos rutinarios también pueden llevarte a la cima.

Pero, independientemente de la naturaleza de tus experiencias, es sólo eso, una práctica más dentro del mecanismo de la cotidianidad de tu realidad ilusoria.

Puedes amar o no a tus experiencias, incluso podría decirse que algunas te hacen descender, otras te estancan, desmoronan y sólo te sirven para funcionar en el mundo.

Sin embargo, las que te hacen descender, podrías tenerlas en cuenta y utilizarlas para trascender más allá.

La horizontalidad es un pasaje dual que puede ir de este a oeste o de norte a sur, también podría interpretarse cómo cuesta arriba o cuesta abajo.

Pueden hacerte reír o llorar, una u otra cosa, en última instancia, no hace ninguna diferencia, ya que todo sale del mismo escenario, la ilusión del mundo relativo.

La vida en el mundo relativo no ocupa ningún punto dentro del Infinito y la Eternidad, equivale a un problema pasajero que experimentas en la ilusión.

Podría decirte que los puntos y sus repuntes o el tiempo y el espacio están fuera del Infinito.

Yo, Dios, puedo decirte que no existe nada fuera del Infinito.

Sin embargo, para ti y todos Mis demás Hijos, el mundo es más real que el Infinito.

En parte es porque olvidaste que el mundo que llamas real, es sólo un sueño.

Por lo tanto te pido, que dejes que tus sueños en el mundo sean únicamente algo ocasional.

Ten en cuenta, que no te estoy diciendo que te inicies en la omisión o el descuido, sino que te despojes de la túnica multicolor que vistes en la Mátrix.

Sí, el ropaje que vistes en la ilusión es de múltiples colores, por lo cual tus sueños están teñidos por sus innumerables matices irreales.

Incluso, si el ropaje se agota o sobrevive por casualidad a varias escenificaciones, igual es desechado o tirado a la basura.

Cuando haces esto, corres el riesgo de mal tirar lejos tu experiencia también, ya que puedes mal orientarte en el escenario, siendo que estás en otro diferente.

Amados Hijos, me refiero que cuando desechen a los viejos sueños no se olviden de rescatar el valor de sus experiencias, para que se permitan trascender e ir más allá.




Valor de las experiencias



Querido, un viejo sueño es sólo una vieja experiencia, no necesita ser clasificada, ordenada o subdividida.

Seas consciente o no, estés enterado o no, las experiencias pueden servirte para llevar a cabo tu misión, sin necesidad de elaborar un registro o mapa de los lugares que transitas.

No requieres definir a tus experiencias, ya que la vida no está destinada a transformarse en un diccionario.

La vida es un corredor de Energía, en el cual tú transitas tu Camino de Regreso.

La vida no es una guía de turismo que anuncia los nombres de los lugares, ciudades o calles por lo que pasas.

Si vas por la ruta principal, sepas o no el nombre, igual sigue marchando por ella, en lugar de detenerte a averiguar tu posición o si te llevará a otro Camino más importante.

Lo que quiero decirte es que no especules con la posición donde te encuentras, ya que la misma Luz te guiará e iluminará para que no te extravíes.

Cariño, te estoy hablando de tu evolución y que no necesitas calcular cuánto vas creciendo.

Tú y todos están creciendo, eso es todo lo que necesitas saber.

Si bien es cierto que la vida en el mundo relativo es una escuela que te permite aprender y perfeccionar tu Camino espiritual, no necesitas transformarla en una universidad para rendir exámenes constantes o preparar tesis sobre el curso que llevas.

Tu curso comienza y termina en el mismo lugar, la Unidad y esto no requiere que busques nombres o números específicos para denominar o medir tus avances.

En tu evolución, puedes caminar por pasillos poco delineados, no necesitas saber por dónde pasaste e incluso te resulta mejor para atravesarlos sin los contratiempos e interrupciones de la mente-ego.

En el Camino de Regreso no necesitas una graduación formal, sino de un progreso constante que te haga evolucionar a tu verdadero Estado del Ser a través de la ampliación de tu Conciencia.

Corazón, créeme, estás progresando en tu evolución a pasos agigantados.


Lo haces a medida que transitas por cada pasillo que te toca ir, en tu día a día, en la vida y a partir de ellos avanzas hacia los demás.

Te diré algo increíble que puede ser desconocido para ti, siempre estás caminando dentro de una expansión que te acredita a ti mismo en cada uno de tus momentos.

Si te permites verlo, te encontrarás situado en algunas salas espectaculares, con acceso a otras mucho mejores y esto que te digo, lo lograrás sólo caminando por los pasillos de tu realidad.
Todos los pasillos, independientemente de cómo te parezcan, te conducen a Mí.

Si quieres, podrás dejar de lado a todos los interrogantes que te planteas, en especial el que te hace preguntarte quién eres tú.

La Verdad no está ubicada con una forma, momento o en un sitio específico, porque donde existe no hay espacio-tiempo.

Amados Hijos, el valor de sus experiencias lo encontrarán donde hay una existencia genuina, en el Infinito, lugar que Uds. y Yo moramos eternamente.