miércoles, 22 de abril de 2015

La vida es un río que fluye

Heavenletter # 5256 Publicada el 16 de abril 2015



Dios dijo:



Querido, la vida es igual a un río que fluye hacia las profundidades del Océano.
Querido, la vida es igual a un río que fluye hacia las profundidades del Océano. 

Con frecuencia parece elevarte en una ola, e igual a un surfista, necesitas remontar sus ondulaciones.

A veces te parece que la vida con sus ondas te lleva al otro extremo, para luego traerte de regreso a la misma orilla, sin embargo eres tú quien elige los movimientos en cada oportunidad.

Tú, a través del Libre Albedrío, eliges todo lo que deseas.

Cuando optas sumergirte en las profundidades del Océano, puedes montarte en una ola que te lleve al interior o en una que te mantenga en la superficie.

Podría decirse que a veces subes en una ola perfecta y otras, en una que te hace tragar agua.

De acuerdo a tu elección y sus resultados, son las conclusiones que elaboras sobre tu vida.

Desde tus percepciones, la vida definitivamente no es algo seguro, porque nunca sabes dónde te va a dejar o cómo vas a terminar.

Sin embargo, la vida nunca termina, carece de fin, es una renovación constante.

Si te lo propusieras podrías habituarte a pensar que la vida es cambio permanente.

Si quisieras podrías ser un pionero en tu existencia y transitar tu Camino con la mirada puesta en el aquí y ahora.

Sacarías la mirada de tu espalda y de las expectativas futuras.

Podrías ver con claridad y seguridad donde estás parado, dos aspectos importantes que te evitarían las preocupaciones para tomar prevenciones ante posibles peligros.

Sabrías diferenciar cuales oportunidades te llevarán a lo que deseas en la vida.

Cariño, la vida es un río que fluye y si sigues su curso con la mirada puesta en el presente, inevitablemente te llevará a Mí.

Si te acostumbras a caminar a su ritmo, sin tratar de adivinar su curso, te traerá de Regreso a Mí.

Ya sabes que cuando remas contra la corriente, desperdicias tu Existencia escalando rápidos, esquivando rocas y buscando donde agarrarte para no precipitarte en una cascada.

En la vida ningún curso es inevitable o lo que se podría llamarse un Camino seguro.

Tampoco lo es quedarte quieto o mantenerte en un movimiento continuo.

Sin embargo, cada vez que te encuentras en una encrucijada, podrías detenerte a escuchar más la voz del corazón.

Amados Hijos, si se permiten fluir con sus vidas, su caudal siempre los llevará a una enorme bodega de posibilidades, para que puedan elegir lo más beneficioso para sí mismo y los demás.




La vida es un río que fluye



Querido, la vida en el mundo es una composición abierta, sin comandos que te brinden la oportunidad de saber que encontrarás en la próxima puerta que abras.

Este desconocimiento te provoca incertidumbre y resistencia a la vida, te impide tener un control total sobre sus acontecimientos.

Cariño, la vida es para ser tomada como viene, permítete seguir cuando algo no se produce tal como lo esperabas, acepta sus variantes.

Las suposiciones, juicios, reproches, discusiones contigo mismo o los demás, te paralizan en la vida y hacen perder valiosas oportunidades para revertir los sucesos.

La vida no está para que vayas a las trompadas, cabezazos, tropezones o enredado en una trama mental oscura.

La vida está para que la experimentes con creencia, confianza y Amor hacia ti mismo y a lo que te surja con cada día.

Nadie es Emperador del Mundo, ninguno puede esgrimir un cetro o título de propiedad de su propia vida.

Hasta podría decirse que un título y corona no excluye de la aceptación de la vida tal como se presenta.

Los privilegios no inmunizan de las sorpresas de la vida en el mundo, sean agradables, odiosas, grandes, ínfimas o decepcionantes.

Ya conoces que el cuerpo de todos muere, pero que el Espíritu sigue vivo y Retorna a Mí.
Entonces podrías esforzarte en cambiar la forma de encarar tu vida, atrayendo más Luz, dejando ir, amándote más a ti mismo, visualizando tu mayor bien, el de los demás y el de la Tierra.
Cuando vuelves a Mí, ningún Tribunal Superior te juzga, lo haces tú mismo mientras estás en un cuerpo, el infierno o la Gloria dependen de tus elecciones.


Experimenta tu vida en tiempo presente, el pasado no se puede cambiar y el futuro no existe.

En el aquí y ahora dispones de la vastedad de tu propia Energía para acceder a múltiples ideas que te permitan modificar o limpiar lo que no te sirve, de manera que sigas creciendo.
Te permite ponerte al día contigo mismo, accedes a tu Verdad, progresas y entonas cada día una nueva canción de bienvenida para tu Ser.
Te transformas en un eximio intérprete de la Sinfonía del Amor y de sus notas más altas con Alegría y Paz.
La abundancia de Luz te hará navegar hacia las orillas de los mejores sueños y deseos, incluso te abrirá las compuertas de la Conciencia Superior.


Si lo permites, las olas de la vida te llevarán a grandes alturas, a la Inmensidad de tu Conciencia, más allá de los límites conocidos del mundo.

Corazón, siempre fuiste un Ser Ilimitado, descubre quién eres, transfórmate en tu propio Sol.

Amados Hijos, despierten, salgan del ensueño, sigan el flujo natural de sus vidas, de manera que puedan elevarse por encima del miedo y la ilusión.