jueves, 8 de mayo de 2014

En la Tierra de Dios

Heavenletter # 4907 Publicada el 02 de mayo 2014



¿Qué harías sin las certezas que forman parte de tu vida actualmente?

Dios dijo:



Cuando te detienes a pensar, las tareas mundanas son un tesoro para ti.

¿Qué harías sin las certezas que forman parte de tu vida actualmente?

Encender una luz, ponerte los zapatos, atender tus tareas cotidianas.

Todas estas pequeñas cosas son un tesoro en tu corazón.

Elementos que ahora pueden parecerte monótonos en tu vida, son muy valiosos para ti, más de lo que puedes imaginarte.

Si te faltaran, los echarías de menos.



Usando los sentidos


Si tuvieras que sacar fotos:

  • ¿Cuáles tomarías?
  • ¿Un pequeño charco de agua?
  • ¿Una sonrisa?
  • ¿Un paisaje?
  • ¿Una multitud?

Tu mente toma fotografías y las guarda a todas, en el álbum mental.


Si tuvieras que grabar sonidos:

  • ¿Cuáles registrarías?
  • ¿Los sonidos que escuchas todos los días?
  •  ¿No? ¿Por qué? ¿Carecen de significado adicional para ti?
  • ¿Están exentos de sentido el timbre de la puerta, el teléfono, una voz querida?

Te agradan los aromas, si pudieras definir:

  • ¿Qué olores agitan tu corazón?
  • ¿Qué fragancias florales elegirías: lilas, rosas, claveles?

Si tuvieras que optar con sabores:

  • ¿Cuáles serían?
  • Si sólo hubieran tres, ¿Con cuál te quedarías? ¿Dulce, agrio o salado?
  • ¿Qué sabor es lo que más te complace en este momento?

Piensa en ello, podrías ir a la nevera y decidir que sabor deseas poner en tu boca.


Respecto del tacto:

  • ¿Qué es lo qué más te gusta?
  • ¿Tocas lo que más deseas con tus manos?
  • ¿Te gusta el toque de una brisa ?
  • ¿Qué me dices de la temperatura del agua?



Amar la vida


No me digas a Mí que no amas la vida, la estructura de la vida, se trate de breves o prolongados periodos de tiempo, incluso los espacios en blanco.

No me digas a Mí que no estás apegado a la vida tal como es, lágrimas incluidas.

¡Qué regalo es estar enamorado de la vida a pesar de las lágrimas y los anhelos!

¡Ah , los deseos son, absolutamente, una parte valiosa de la vida!

Algunas veces, se podría pensar que no quieres oír nunca más los ladridos de un perro o el maullido recurrente de un gato.

¡Oh, sí!, si te faltarán, cómo te gustaría tener el privilegio de volver a escuchar estos sonido una vez más.

No te detienes demasiado a pensar en la idea de no oír más los sonidos conocidos.

¡Queridos, no se dan cuenta de lo valiosos que son para Uds.!




Placeres especiales


Quizás puedas molestarte cada vez que no encuentras las llaves.

Sin embargo, la búsqueda de las llaves encierra un placer especial para ti, porque la alegría de encontrarlas significa una maravilla superior a la pérdida.

Así que ahora y en pocas palabras te señalo que, a pesar de lo que puedas pensar o decir, no estás cansado de la vida.

Tú estás enamorado de la vida, tienes una historia de amor con ella.

Puedes hablar profusamente, con argumentos tales cómo que "estás aburrido y hastiado", sin embargo, en definitiva, concluyes que eso no es así.

Incluso, puedes llegar a decir que no quieres, nunca más, un resfriado en tu vida.

Sin embargo, inclusive en la miseria percibida en un resfriado, con una nariz moqueante, albergas cierto cariño por él.

Tal vez puedas argüir que no quieres una picazón para no rascarte de nuevo, o no tener que cepillarte los dientes, o cortarte las uñas de los pies.

Sin embargo, estás conectado con cada ápice de la vida en el mundo.

La esencia de todo esto, es que encuentres en la vida el placer por el mundo, incluso en aquellos momentos que no estás tan seguro de estar disfrutando.



Disfrutar de la vida


Mientras puedas, disfruta de los capullos de rosa y aspira su olor.

Disfruta del sabor, la naturaleza y la gloria de la vida.

Amados, disfruten de sus sentidos.

La vida en este mundo ficticio es bendecida y hermosa, entonces pónganse a su servicio.

Reconozcan que todos aman el sonido de las gotas de lluvia, cuando sudan e, incluso, cuando tiemblan.

¡Piensen en ello!


Recuerden que Uds. viven en la Tierra de Dios, por orden de Dios.


Estén contentos de estar viviendo en este momento tan especial en la historia terrestre.

Nunca ha habido otra vida similar a las suyas.

Y, sepan algo más, ¡nunca habrá otra que se le parezca!


Saluden al esplendor supremo de vivir aquí.

Salven la joya de la corona, porque en la Tierra, los héroes son Uds.