sábado, 22 de marzo de 2014

Uno a Uno

Heavenletter # 4860 Publicada el: 16 de marzo 2014



La vida misma no debe distraerlos de su verdadero significado.

Dios dijo:



Los conceptos básicos resultan sencillos y encantadores cuando se los escriben con un palo en la arena.

No necesitan sonidos, ni fuegos artificiales.

Un mundo ruidoso, no es mejor que uno tranquilo.

El significado es importante, no los efectos visuales.

La música no tiene que rodear a todo, ya que el simple silencio también es bueno.




Significado de la vida



La vida misma no debe distraerlos de su verdadero significado.

El sentido de la vida no es la diversión, ni desviar tu mente en algo.

La vida no es sólo pasar a través de ella.

Considera la posibilidad que la vida es un paseo en canoa, en la cual tú estás remando y no quieres perderte el recorrido.

La vida es lo que tú experimentas mientras estás aquí.

La vida en el mundo es un camino, no es una maratón que se corre, no es un gran espectáculo extravagante, no está destinada a ser un lirio ceremonial.

¿Cuánto brillo ornamental y superficial se necesita para saturarte la mente en un día o un año?


Trata de pasar un día en la vida con la mente sin distracciones.

Si es absolutamente necesario, sintonízate Conmigo.

Intenta consolidarte a ti mismo, en vez de separarte aquí, allá y en todas partes.

Tu vida no debe ser pregrabada, ¡debes tener experiencias en vivo!

Vivir desde dentro y no desde afuera.

Concéntrate en lo que necesitas para centrarte y no tanto en las distracciones.

Busca más paz, armonía, tranquilidad y menos distracción.




Vida simple 



Cuando paseas a tu perro, pon atención en la caminata y no en los auriculares. 

Cuando comas, hazlo en lugar de ver televisión, digiere los alimentos en lugar de desviar tu mente.

Tal vez demasiadas circunstancias se interponen con tu simple hecho de vivir y, en realidad, hay exceso de cosas invasivas.

Sólo come, simplemente vive con sencillez, ve despacio.

Tómate tiempo para ser simple y expansivo contigo mismo.

El silencio es más poderoso que el ruido.

Cuando escuches música, sólo atiende la música, dale a cada cosa su tiempo.

Observa cuales son los hábitos perjudiciales, presta más atención a lo que te unifica.

Cuando conduzcas tu coche, sólo condúcelo.

Cuando estés con un ser querido, préstale atención a la persona amada y no a tus mensajes de texto.

Cuando suene el teléfono no es necesario que atiendas, tu vida no tiene por qué sufrir tantas interrupciones.




Cada cosa a su tiempo



Sin importar lo que estás haciendo, sólo haz una cosa por vez, no necesitas dividir tanto tu atención.

Tienes una sola mente, otórgale a cada cosa su tiempo.

Uno, más uno, más uno, puede abarcar mucho espacio, invadir en el que estamos e interferir con la actividad de la Unidad.

Sumar no es siempre mejor, más bien puede ser un encubrimiento, una fachada.

Tu mente es valiosa, retenla, conservarla.

Puedes pensar mejor, más profundamente, cuando no está sobrecargada.

Asegúrate que tu mente esté vacía, libre, así tengas claridad en tu vida.




Las apariencias del consumo



Supón que naciste con una cuchara de plata en la boca y ¡no con un teléfono en la oreja!

El silencio es oro en más de un sentido.

Lo mismo es con la comida, come menos, observa si puedes que estás ingiriendo.

Mira si puedes vivir como realmente deseas hacerlo y no como aparentemente te instruyeron.

Se tu mismo, conócete, no huyas de ti.

Abrázate a tu propio jardín, al que está creciendo dentro tuyo y fíjate que estás plantando en él.

Retrocede de vez en cuando y presta atención a lo que haces, no tienes que quedar atrapado por todo, en un montón de cosas, sólo concéntrate en lo que realmente te importa.


Fuiste puesto en la Tierra para algo y esto es, sin dudas, algo maravilloso que no querrás perderte.


Descubre lo que es, deja que venga a ti, elimina las interferencias:


Ven a la simplicidad y la claridad.
Enfócate en la meta.