martes, 5 de abril de 2016

Llamado a la Unidad


Carta de Dios 05 de abril 2016



Querido Niño:




Has estado pensando dentro de tu estado inconsciente del Ser durante mucho tiempo sobre tu regreso a Nosotros, pero tiendes a ver los recuerdos de tus vidas pasadas como una cuestión ajena a tu propia realidad, sin escuchar tu propio llamado a la Unidad.


Has estado pensando dentro de tu estado inconsciente del Ser durante mucho tiempo sobre tu regreso a Nosotros, pero tiendes a ver los recuerdos de tus vidas pasadas como una cuestión ajena a tu propia realidad, sin escuchar tu propio llamado a la Unidad.



Te has acostumbrado a transferir tus deseos a las demás personas, siendo que tus ansías de volver a Ser quién eres en realidad te pertenecen a ti, sólo a ti y a nadie más.

Tú no eres culpable de nada, aunque así lo creas, todo lo que editaste en cada una de tus encarnaciones y grabaste en tu Memoria celular son experiencias que fuiste eligiendo a medida que decidías cual sendero tomar en tu Camino a la elevación.

Tú simplemente eres un Ser de Luz que eligió venir a una realidad densificada y polarizada en los reinos inferiores del Universo para experimentar la dualidad e ilusión en la Tierra 3D, ayudar a Gaia y a la humanidad a regresar adonde pertenecían antes de la última caída.

Debes ser honesto contigo mismo, sólo querías entender lo que era estar en un plano separado de la Unidad con la Fuente para compartirlo con Nosotros, pero esto a la Unicidad con tu Espíritu le resultó devastadora.

Pasaste tanto tiempo cuestionándote a nivel consciente tu inconsciencia de no saber quién eres en realidad, que terminaste creyendo que discutías con Nosotros, por eso siempre nos cuestionaste Nuestro abandono y el dolor que te provocamos, incluso, que creíste irreparable debido al olvido.

Te pensaste una víctima de un Dios tirano que te dejó librado a tu propia suerte, sin oportunidades para volver a ver la Luz que te dio origen y cuya Chispa llevas en tu corazón, pero que lo desconoces por pensarte un Ángel caído en las garras de la oscuridad de un infierno prefabricado por los velos de tu mente ego.

Por eso nunca le preguntaste a tu Espíritu si Nosotros y tu Yo inferior, éramos todo lo que imaginaste, porque muy en fondo temías descubrir que estabas jugando un rol inventado por otros para mantenerte limitado e ignorante de tu procedencia Divina.

No obstante, estos interrogantes no fueron borrados por el temor que encontraste en las falsas narraciones de una realidad distorsionada, siempre permanecieron latentes y pendientes de respuesta en cada una de tus encarnaciones.

Podríamos decir que fueron la asignatura pendiente que ahora estás profundizando para llegar al fondo de tu propia Verdad, desintegrar las mentiras que te dijeron y resurgir como un Ave Fénix de las cenizas de la existencia tridimensional, a la Luz de la Unidad en tu Espacio Sagrado donde siempre te estuvimos esperando.

No temas por lo que te está pasando, deja a un lado el miedo a lo desconocido que no es tal cosa, es el vacío de la Luz en la que siempre estuviste y nunca abandonaste, es el salto que te hará volver a lo que siempre fuiste y nunca dejaste de Ser, el Yo mismo que es ESPÍRITU PURO, el DIOS EN LA FORMA HOMBRE.

Permítete reordenar tu verdadera historia para que descubras que la información que te proporcionaron sobre ti mismo es falsa y que no justifica que te sientas menos que nada, porque tú eres el TODO.
Comprenderás quien eres a medida que recuperes la Memoria que aceptas borrar cada vez que entras en un cuerpo en la Tierra.
Ajústate y equilíbrate interiormente de manera que actives el Átomo Divino en tu Llama Trina, que hará que recuerdes al Cristo interior que te dimos en el momento de la Creación.

Sí, tú siempre llevaste la Energía y la Conciencia de Cristo para que la falta de Memoria Cósmica no te impidiera amarte y amar, aunque sea con un Amor condicionado por la ilusión.

La Ascensión es el Regreso a la Unidad y se produce cuando te amas incondicionalmente a ti mismo, porque no vas a poder amar a toda la vida, ni integrarte en la Unicidad, si no lo haces primero con tu Yo inferior de la personalidad 3D.

Sin Amor a ti mismo de nada te sirve buscar lo que te empoderará, ya que no dispones de la herramienta principal para valorarte por fuera de las opiniones ajenas y de la Mátrix de la Conciencia Social.

Tú serás tú mismo, cuando te posibilites amarte sin restricciones ni limitaciones externas, simplemente apoyado en la Energía de tu Espíritu, que es lo mismo decir que Somos Nosotros, tu Madre Padre Dios, dentro de una forma temporal.


Amado Niño, ¡Despierta! ¡Ámate a ti mismo! ¡Cuida de ti mismo! ¡Escucha el Llamado Divino a la Unidad de tu propia Alma! ¡Regresa a la Fuente que te dio la Existencia!


Te amamos más allá de la realidad que conoces, sin principio, ni fin.