viernes, 15 de abril de 2016

Llama Violeta y Ley del Perdón




La Llama Violeta y la Ley del Perdón son la Esencia de la Luz Espiritual que se utilizan para la transmutación y liberación de viejos patrones energéticos negativos.




La Llama Violeta y la Ley del Perdón son la Esencia de la Luz Espiritual que se utilizan para la transmutación y liberación de viejos patrones energéticos negativos.




La Llama Violeta proviene del Séptimo Rayo de la Sabiduría e incluye a la Presencia Activa de Dios y, en este momento, sus cualidades les fueron entregadas a la raza humana como una herramienta para la Transmutación, el Perdón, la Misericordia y la Paz.


En este periodo de grandes cambios en Gaia se requiere que la mente del Ser humano transmute las limitaciones para que lo haga con los pensamientos, emociones, acciones y palabras, ya que todas estas expresiones inherentes a cada persona, revelan la naturaleza de las frecuencias de la Conciencia individual. 
Este es un momento de ejecutar acciones apoyadas en el Amor para consumir a lo viejo y derribar a la separación a través de la Ley del Perdón y la Llama Violeta, así se fusionen a los pensamientos, emociones, acciones y palabras con la Unidad de la Fuente.

La Madre Padre Dios en su Amor Incondicional no condenan, culpan o juzgan, sus Leyes Divinas mantienen el Orden, Perfección y Sabiduría en un Eterno Ahora dentro del Infinito de Todo Lo Que Es.

La Presencia Infinita de Dios late en cada corazón y la Flama violeta fue activada y entregada, en este tiempo, para aplicar la Ley del Perdón en cada actuación considerada como un error y transmutarla en Amor, Libertad y elevación.
La transmutación es el Poder Infinito que nos libera de los rencores y resentimientos basados en el miedo que oscurecen el corazón y nos evitan la construcción de una realidad que manifieste a la Abundancia del Universo.
El perdón y la transmutación nos permiten expresar en todas las manifestaciones de la Conciencia, a la Gracia e Infinito Amor del Creador.
Por tanto, si no nos perdonamos primero a nosotros mismos y transmutamos con Amor y la Flama Violeta a las discordias y conflictos, permaneceremos en experiencias tridimensionales de juicio, culpa, dolor y otras bajas vibraciones propias de la oscuridad mental del ego.

La acción de limpiar con la Llama Violeta para consumir, pulir y limpiar las limitaciones, nos permiten expresar a la Presencia Divina de la Fuente en el corazón y la Conciencia.

La Presencia Yo Soy es nuestro mayor aliado espiritual en el día a día, para purificar y reemplazar, mediante el uso de la Llama Violeta y la Ley del Perdón, a los conflictos, preocupaciones y discordias del Yo inferior y transmutarlos en la Perfección Divina del Súper Yo Soy.

La afirmación sugerida por el Maestro Saint Germain, es:


‘Yo Soy la Ley del Perdón

y la Llama Violeta Transmutadora

que acciona en mi ahora’.


Luz de Dios